Por qué tantas personas niegan sus enfermedad mental

La gente siente vergüenza en torno a sus trastornos psiquiátricos, en parte porque muestra síntomas que generalmente se consideran "malos", como tristeza, falta de atención e irritabilidad. A diferencia de los síntomas de las anginas o de esa extraña erupción que te sale detrás de las rodillas, da un miedo atroz hablar de los síntomas de las enfermedades mentales y además resultan muy difíciles de identificar. En los años previos a que me diagnosticaran depresión, pensé que simplemente era una persona excepcionalmente triste y la idea de desvelarlo ―y preocupar a mi familia y amigos― me estresaba tanto que me producía gases (sí, existe un fenómeno denominado gases por estrés).

Mas información aquí.

Salud mental

Cómo es la mente de un bipolar

El trastorno bipolar es una enfermedad mental severa. Las personas que la sufren experimentan cambios de ánimo poco comunes. Pueden pasar de ser muy activos y felices a sentirse muy tristes y desesperanzados. Y, así, empezar el ciclo otra vez.

Con frecuencia tienen estados de ánimo normales entre uno y otro ciclo. A las sensaciones de euforia y actividad se les llama manías; a las de tristeza y desesperanza se les llama depresión. Por eso, también se la conoce como enfermedad maníaco-depresiva.

Mas información aquí.

Trastorno bipolar

Alternativas para la recuperación de pacientes con esquizofrenia

En la actualidad, existen diversas formas de apoyo domiciliario (supported housing) para las personas con enfermedad mental, que proporcionan un ambiente seguro y estable para los pacientes y les ayuda a reintegrarse en la comunidad. Sin embargo, estas iniciativas se basan en la convivencia entre pacientes de manera colectiva o grupal en entornos supervisados.

Un estudio, liderado por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y publicado en la revista científica PLoS ONE, ha descubierto un programa de convivencia llevado a cabo entre estudiantes de un instituto, pacientes con esquizofrenia y personas de su contexto social, es decir, sus padres, profesores y profesionales sanitarios.

Mas información aquí

Alternativas para la recuperación de pacientes con esquizofrenia

.

El estudio familiar enfatiza distintos orígenes para los subtipos de trastorno bipolar

Un nuevo estudio analiza las posibles diferencias genéticas entre los trastornos bipolares I y bipolares II

Los subtipos más comunes de trastorno bipolar, bipolar I y bipolar II, se derivan, al menos en parte, de diferentes causas biológicas, según un nuevo estudio publicado en Biological Psychiatry . A pesar de la superposición genética entre los dos subtipos, cada subtipo tendía a agruparse dentro de las familias, lo que sugiere una distinción entre los trastornos bipolares I y II.

El estudio, realizado por el Dr. Jie Song del Departamento de Neurociencia Clínica, Karolinska Institutet, Suecia, y sus colegas ayuda a resolver la controversia sobre la relación entre el trastorno bipolar I y los trastornos bipolares II. Aunque las similitudes genéticas indican una superposición entre los subtipos, los nuevos hallazgos enfatizan diferentes orígenes. Según Song, esto es contrario a una noción común entre muchos médicos de que el trastorno bipolar II es meramente una forma más leve.

"Hemos tendido a ver las dos formas de trastorno bipolar como variantes de la misma condición clínica. Sin embargo, este nuevo estudio destaca importantes diferencias en el riesgo hereditario para estos dos trastornos", dijo el Dr. John Krystal, editor de Biological Psychiatry .

El estudio es el primer estudio familiar a nivel nacional que explora la diferencia entre los dos subtipos principales del trastorno bipolar. El Dr. Song y sus colegas analizaron la incidencia de los subtipos de trastorno bipolar en familias de los registros nacionales suecos. Aunque una fuerte correlación genética entre el trastorno bipolar I y bipolar II sugiere que no son completamente diferentes, la ocurrencia familiar para cada subtipo fue más fuerte que la concurrencia entre los subtipos, lo que indica que los trastornos bipolares I y bipolares II tienden a "correr" en familias por separado, en lugar de ocurrir juntas.

"En el contexto de nuestra apreciación emergente del riesgo poligénico, donde las variaciones genéticas están implicadas en varios trastornos, los nuevos hallazgos apuntan a una superposición solo parcial en los mecanismos de riesgo para estas dos formas de trastorno bipolar", dijo el Dr. Krystal.

El estudio también proporcionó algunas pistas adicionales de que los trastornos bipolares I y II tienen orígenes distintos. Solo el trastorno bipolar II mostró diferencias de género: la proporción de mujeres y hombres fue mayor en el trastorno bipolar II pero no en el trastorno bipolar I. Y bipolar I se agrupó en familias con esquizofrenia, que no fue aparente para el trastorno bipolar II.

"Afortunadamente, nuestros resultados aumentan la conciencia de la necesidad de distinciones refinadas entre subtipos de trastorno del estado de ánimo", dijo el Dr. Song. La distinción entre los subtipos también tiene implicaciones para las estrategias de tratamiento para los pacientes. El Dr. Song agregó que la investigación futura está justificada para caracterizar nuevos biomarcadores para mejorar el tratamiento y el pronóstico

Fuente: Elsevier

Mujer bipolar