Esquizofrenia: enfermedad mental que asusta

La esquizofrenia es un trastorno mental que afecta el aparato psíquico del individuo, perjudicando su manera de relacionarse con el medio circundante. Precisamente, los pacientes pueden sufrir de alucinaciones, delirios, desorden mental y también perder el contacto con la realidad, lo cual dificulta en gran medida las relaciones sociales y laborales.

Si bien la enfermedad no tiene cura, existe una serie de tratamientos que no solamente otorgan esperanzas sino que además mejoran la calidad de vida del paciente y su grupo familiar. Por ejemplo, en la actualidad se ha abierto un campo de estudio en donde se considera cómo los videojuegos ayudan a esquizofrénicos, pues en cada juego se estimula partes del cerebro de manera constante.

Mas información aquí.

esquizofrenia

“Nadie es feliz para siempre”: la conclusión del psiquiatra que buscaba fármacos para la depresión

La depresión se ha convertido en la gran enfermedad del siglo XXI. Un pozo de desolación que afecta cada vez a más personas (la OMS habla de entre el 8% y el 12% de la población en la actualidad) y que no sólo sume a los enfermos en una tristeza desmesurada, sino que altera el apetito y el sueño, desata sentimientos de culpabilidad e inutilidad y llega a bloquear nuestra mente y a modificar hasta la forma en la que nos expresamos. Un océano de angustia y devastación del que no es fácil salir.

Víctor Pérez-Solá conoce la enfermedad a la perfección. Este psiquiatra catalán de 58 años, director del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones del Hospital del Mar, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona e investigador principal del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (Cibersam), lleva años investigando este trastorno mental, tratando a pacientes y lidiando con las contradicciones y dificultades que plantean tanto su diagnóstico como su tratamiento. "A los psiquiatras nos encantaría tener algún test o radiografía para poder identificar los casos. Pero no lo hay y tenemos que utilizar criterios diagnósticos", lamenta.

Mas información aquí.

Depresión hombre en la ventana

Uno de cada tres argentinos sufre un trastorno mental y la ansiedad es el que más se repite

Quien no se crea ansioso que ya mismo cuente hasta 3 antes de seguir leyendo. Todos somos ansiosos. Pero un ataque de ansiedad no es mirar varias veces el celular esperando que el otro responda a una historia publicada. Tampoco los kilos picoteados “por nervios” entre comidas.

Un ataque de ansiedad es sentir que se cierra el pecho: que por un momento -2 minutos- el mundo se está por acabar.
Cuando interfiere en cada esfera de la vida, cuando sobreviene ese agobio en diferentes momentos del día, se convierte en una patología.

Mas información aquí.

ansiedad

Depresión, la comorbilidad más común en patología dual

Los pacientes con patología dual –padecen un trastorno por consumo de sustancias y otro trastorno mental- presentan un mayor uso de servicios sanitarios, mayor gravedad del cuadro, mayor discapacidad funcional y peor curso evolutivo, así como más tasas de desempleo y marginación[iii], que las que tienen un único diagnóstico de drogodependencias o de otro trastorno psiquiátrico, tal y como se ha puesto de manifiesto hoy en el simposio organizado por Lundbeck en el marco de las 20 Jornadas Nacionales de Patología Dual que se está celebrando en Madrid.

Los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad son los asociados con mayor frecuencia a los relacionados con el consumo de sustancias. En los distintos estudios la prevalencia de esta asociación oscila entre el 12 y el 80%. La depresión constituye la comorbilidad más común en patología duali. Se calcula que la prevalencia de aparición de forma conjunta de ambos trastornos varía entre el 8,6 y el 25%. Los pacientes con depresión tienen el doble de posibilidades de desarrollar un trastorno por consumo de sustancias, y viceversa. Además, el trastorno depresivo mayor comórbido con un trastorno por consumo de sustancias es más frecuente en mujeres que en hombres.

Mas información aquí.

Depresión hombre